Las Fiestas del fuego y del Solsticio de verano en los Pirineos se celebran cada año en diferentes pueblos del Pirineo de Andorra, España y Francia. El fuego es el protagonista. En forma de falla o brandó, recorre montañas y pueblos para encender la hoguera durante la noche más corta del año. Son una ocasión para generar vínculos identitarios y para dar un paso hacia la edad adulta.

En Andorra hay cinco colectivos fallaires autónomos, cada uno tiene una organización y una personalidad diferente. En Sant Julià de Lòria tienen la particularidad de rodar doble, ir vestidos de rojo y representar una coreografía.

En 2015, las Fiestas del fuego y del Solsticio destino en los Pirineos fueron inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en una candidatura conjunta y transfronteriza formada por 63 pueblos pirenaicos.