La Fiesta Mayor de Sant Julià de Lòria se celebra siempre el último fin de semana del mes de julio. Son muchas y diversas las actividades que se suceden los últimos días de julio en la ciudad, pero son las danzas las que tienen un protagonismo especial como expresiones del folklore más vivo. Los bailes y sus músicas son fruto del imaginario social y por ello tienen un gran valor identitario. Destacamos La Passa, el Ball Cerdà y el Ball de la Marratxa, que tienen lugar el lunes de Fiesta Mayor.

La Passa es la primera manifestación tradicional que tiene lugar la mañana del lunes de Fiesta Mayor. Es un pasacalle de parejas de jóvenes, solteros i solteras, que recorre las calles de la ciudad. Delante de la rúa se sitúa la primera de las parejas que tiene previsto casarse durante el año y los siguen el resto de las parejas, comenzando por los más mayores y terminando por los más jóvenes, formando una cadena humana. La Passa termina el recorrido en la plaza Mayor, donde el chico de cada pareja invita la chica a un vermut y la chica le invita a comer en su casa.

Una vez los bailadores de La Passa llegan a la plaza Mayor, la copla (grupo de instrumentación tradicional) interpreta la música del Ball Cerdà. La primera pareja de La Passa abre el baile. Seguidamente las chicas invitan a bailar los chicos con una barretina (gorra de indumentària típica)

Pero de todas las actividades folclóricas y tradicionales de la Fiesta Mayor de Sant Julià de Lòria, el Ball de la Marratxa es el más solemne. Se interpreta en la plaza Mayor el lunes de fiesta por la tarde. Esta danza también es la que más evoca la identidad andorrana de todas las que se bailan.