Casa Comuna (ayuntamiento antiguo), donde aún se celebran los consejos en la planta baja, pronto inaugurará las reformadas plantas superiores. Sant Julià de Lòria gana un espacio para la cultura y lo hace en un lugar emblemático para la ciudad. Este es uno de los proyectos incluidos en el plan de candidatura para formar parte de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO.

Las plantas primera y segunda del edificio hacía tiempo que estaban cerradas. El anterior mandato las condicionó y ahora se les ha dado un uso después de completar su accesibilidad con una inversión de 16.000 euros.

La intención del ayuntamiento es ofrecer las salas para exposiciones de arte, artesanía o patrimonio cultural del país. La primera estará dedicada a Sergi Mas, artista, artesano y puntal en nuestra candidatura. A lo largo de toda su trayectoria artística siempre ha intentado recoger y plasmar costumbres y tradiciones, dando visibilidad a diferentes tipos de artesanía y cultura popular.