L'Aplec de la Mare de Déu de Canòlich

Virgen de Canòlich

El último sábado del mes de mayo se celebra l’Aplec de Canòlich, una de las fiestas más populares de Sant Julià de Lòria y de las más importantes de la primavera en Andorra.

Es un símbolo de identidad, ya que se hace en homenaje a la Virgen de Canòlich, patrona de la ciudad, y se puede considerar uno de los primeros días de hermandad al aire libre que tienen lugar en el Principado. Es, conjuntamente con la reunión de la festividad de Meritxell, uno de los más concurridos. De hecho, estas dos romerías inician y cierran el ciclo de encuentros que comienzan con el buen tiempo del mes de mayo y terminan en septiembre.

Desde el siglo XVIII, según consta en las actas del Común de Sant Julià de Lòria, tiene lugar el encuentro de Canòlich y desde entonces se ha hecho cada año ininterrumpidamente con una gran afluencia de público. Estas características aportan a esta fiesta los valores de la tradición, la continuidad, la vitalidad y la solidaridad.

Sanctuario de Canòlich

El Santuario de Canòlich está situado al oeste de la parroquia de Sant Julià de Lòria, a 1.635 metros de altitud, y está rodeado de los bosques que pertenecen a Bixessarri, el pueblo de Civís, el valle de Sant Joan Fumat y el valle de Fontaneda.

Por su localización, los expertos afirman que el Santuario forma parte del grupo de los llamados santuarios de alta montaña, muy relacionados con la ganadería y la trashumancia durante la época medieval. El hecho de que esté situado en un lugar de paso entre diferentes poblaciones habría podido tener también la función de refugio para los viajeros.

Leyendas

En el Pirineo son muchas las imágenes encontradas, como la de la Virgen de Canòlich.

y su leyenda nos habla de un pájaro de colores que indicó a los habitantes del país, concretamente a un pastor, donde quería que fuera construida la ermita para venerarla. Según la tradición, había sido escondida y fue encontrada el 14 de julio del año 1223.

La iglesia

La iglesia actual ha fue levantada encima de una construcción de época medieval, modificada posteriormente en el siglo XVII.

El coro está datado del 1680. En 1879 se agrandó la nave y el 1923 se rehizo la fachada. Fue reformada entre los años 1973 y 1979, repicando el estucado blanco que cubría todo el edificio, tanto en el exterior como en el interior. El santuario conserva un retablo barroco del siglo XVIII y contiene unos murales de cerámica, obra del artista Sergi Mas.

Ball de la Mare de Déu de Canòlich

Es interesante observar que aparte de diferentes tradiciones como el reparto de panes bendecidos, las sardanas o la interpretación de los Gozos en el oficio litúrgico.

Desde el 775è aniversario del hallazgo de la imagen en 1998, el Esbart Laurèdia, entidad sociocultural y folklórica de la ciudad, ofrece el Ball de la Mare de Déu de Canòlich. Desde entonces se ha representado ininterrumpidamente, y se ha convertido en una tradición más, fuertemente arraigada en la festividad.