Historia y geografía

En medio de un entorno completamente natural, al fondo del valle más abrupta del país y como primera población después de la frontera con España encontramos Sant Julià de Lòria. La parroquia está formada por la villa de Sant Julià de Lòria y cinco cuartos o subdivisiones parroquiales: Bixessarri, Aixirivall, Aubinyà, Fontaneda, y Nagol.

Un poco de historia

Sant Julià de Lòria es una de las ciudades culturales más activas del Principado de Andorra, que se ha posicionado como un referente en el sur del país por la cultura popular, la artesanía y la formación como ejes estratégicos de su desarrollo económico.

Rodeada de montañas y de arte románico en forma de pequeñas capillas, la ciudad tiene una larga tradición cultural. La proximidad con la frontera la ha convertido en una tierra abierta y de paso. Por este motivo se ha convertido durante siglos el centro principal de la actividad comercial andorrana con una fuerte presencia de la artesanía. Este hecho industrial y comercial ha desarrollado un tejido socio-cultural que hoy encontramos transformado en varias entidades que dedican su labor a la difusión, la docencia y la investigación de la cultura popular.

A mitad del s. XX, llegarán muchas personas buscando oportunidades de trabajo. La juventud de los recién llegados, el tejido empresarial y el carácter abierto de los habitantes por la proximidad con la frontera, fomentarán la creación de entidades que aún hoy continúan con la tarea de difusión de la Cultura popular y favoreciendo el nacimiento de nuevas asociaciones culturales.

Con el Centro cultural y de congresos laurediano (1993), y el Museo Fábrica Reig (2003), la ciudad toma un rumbo creativo y cultural muy importante.

datos geográficos

  • Situación:
    42° 28′ N, 1° 29′ E

  • Extensión:
    62 km2

  • Clima:
    Mediterráneo de montaña con influencia del clima atlántico en los sectores más altos, con una marcada variabilidad.

  • Población:
    10.000 habitantes